Así fue como Diego Maradona redefinió el #fútbol en menos de cinco minutos @sportsbetparlay

(CNN) – Si la historia del cine fue dividida alguna vez en el antes y después de “Lo que el viento se llevó”, podría decirse que la historia de la Copa del Mundo de fútbol se puede definir en un antes y después del partido entre Inglaterra y Argentina, hace 32 años, con Diego Armando Maradona como protagonista.

No es que el partido en sí haya cambiado la forma en que se juega el fútbol o que haya dejado un efecto duradero sobre las reglas del deporte.




En 1986, lo que sucedió en el espacio de unos minutos fue que todo lo que era posible en un partido de fútbol ocurrió en el terreno de juego, a la vista de todos, y todo lo hacía un único hombre. Lo malo y lo bueno, lo feo y lo bello, la anarquía y la perfección se mostraban para que todos las pudieran ver.
El escritor argentino Juan Sasturain suele decir que la palabra “fútbol” es incorrecta, porque no es un juego que uno juega con los pies, es un juego que no se permite jugar con la mano. Esa es casi la regla principal. Sin embargo, el primer gol de Argentina contra Inglaterra se anotó con una mano, pero no fue visto por el árbitro ni los jueces de línea y lo validaron.

La infame “Mano de Dios”, como el perpetrador la llamó inmediatamente después del partido con cierto descaro -en lugar de blasfemia- casi como un niño que culpa a su hermano por robar dulces. “Debe haber sido la mano de Dios”, se rió Maradona cuando los medios le preguntaron al respecto.

Fue un momento que sorprendió al mundo. Un hombre bajo supera al portero alto -Peter Shilton- saltando en el aire con el brazo estirado, el puño cerrado, y simplemente empuja la pelota al arco.



Tan impactante como injusto, la tensión solo aumenta cuando los fanáticos dentro del estadio y viendo en la televisión se preguntan si el gol sería validado.

Algunos comentarios en vivo del partido sugieren que sería anulado: “Creo que toca la pelota”, “¿es mano?” – pero las autoridades en el campo nunca lo objetan y la jugada es considerada gol.

Para los ingleses fue una injusticia flagrante, tan difícil de soportar que los corredores de apuestas William Hill pagaron a quienes apostaron por un empate a pesar del resultado final.

Y luego, unos minutos más tarde, “El gol del siglo”, como luego se votó en una encuesta de la FIFA: el mismo hombre pequeño recibe un pase de su viejo amigo, el mediocampista Enrique, cerca de la línea de medio campo.

Maradona comienza a correr y avanza como un niño en el potrero –los espacios abiertos argentinos donde los niños juegan con cualquier objeto que pueda parecerse a un balón– deseando, aferrándose a él, acariciándolo y bailando con él, jugando con él, asegurándose de que nadie más pueda quitárselo, y como si de algún modo estuviera unido a su pie, pasa uno, dos, tres… siete jugadores ingleses.

Cada uno “fue dado por muerto”, como dijo el comentarista inglés en ese momento. Cada uno, con una mirada atónita en la cara, una mezcla de horror ante esto que les estaba pasando y la admiración por tener el acceso más exclusivo para presenciar esta maravilla.

El cineasta y escritor de fútbol holandés Joe de Putter una vez lo describió como el único milagro del siglo XX, y no estaba bromeando.

“Esto no tiene nada que ver con la guerra”
Ambos hechos realmente sucedieron y todos los vimos. Eran reales e hicieron historia.

Mucho se ha dicho al respecto, sobre su autor, y tal vez hemos tratado demasiado de extrapolar algún significado o de buscarle uno adicional.

Ambos países tenían una larga tradición de rivalidad futbolística, y para empezar, era la primera vez que se enfrentaban en un contexto deportivo desde la Guerra de las Malvinas, cuatro años antes. Muchos de los jugadores tenían, al menos en el lado argentino, amigos o parientes que habían sido reclutados, tal vez incluso que perdieron la vida.

La frase “esto no tiene nada que ver con la guerra” se había repetido con la suficiente frecuencia como para haber inculcado la idea de que podría tener algo que ver con las hostilidades en 1982, y como los himnos nacionales fueron cantados por los jugadores de ambos lados, algunos argentinos tenían una expresión de guerrero en la cara, una pista de que este rival era uno que epecialmente querían derrotar.

“Derribó a las tropas de su Majestad sin más armas que un 10 en su camiseta”, es una línea de la exitosa canción Maradó, de Los Piojos, una banda argentina de rock.
También hay una cantidad significativa de literatura que afirma que de alguna manera en Argentina, donde se suele decir que el único crimen es ser atrapado, a las personas les gusta el primer gol más que el segundo.

Y es verdad que hay una narrativa nacional que busca la justificación, tal vez incluso el perdón racionalizado, quizás erróneamente, que las víctimas lo merecían de alguna manera.

“Fue como robarle a un inglés”, dijo Maradona. Mientras que su amigo, el músico Fabian Von Quinteiro, una vez llegó a decir: “El hundimiento del Belgrano también fue un gol de mano”, en referencia al barco de la Armada Argentina hundido polémicamente por un submarino británico fuera de la zona de exclusión durante el conflicto de 1982.
Jorge Valdano, que jugó al costado y trató de mantenerse a la par con Maradona, esperando recibir el balón en el improbable caso de que se lo pasara, dijo luego: “En el potrero, el segundo gol vale doble”, como si las reglas informales de la calle deba tener prioridad sobre las reglas formales de la Copa del Mundo.

Jorge Burruchaga, cuando se le preguntó si vio el balon en el momento del primer gol, le dijo a CNN Sport: “No. Estaba en el lado opuesto, a 20-25 metros de distancia, así que no me di cuenta. Me di cuenta de que [algo estaba pasando] porque todos tenían caras de sorpresa y lo celebramos con sorpresa”.

“Pero también después de eso vino un gol que, para mí, sigue siendo el mejor en la historia de la Copa Mundial. Un gol que valió la pena con la mano y dos más”, agrega.

Es como si los dos objetivos se convirtieran en uno, y Argentina en su conjunto no puede pensar en uno sin el otro. Pregúntele a cualquier argentino sobre la “Mano”, y ellos mencionarán el “Drible” en el mismo aliento.

Si Maradona fue mejor que Pelé o Cruyff, no importa. Es verdaderamente único, y la prueba literal de esto se puede ver en esos dos goles que marcó contra Inglaterra en 1986.

cnnespanol.cnn.com

También te podría gustar...

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: