;

Los peores equipos en la historia de la NFL, NBA, MLB y NHL @sportsbetparlay

 

 

Los Cleveland Browns están a punto de convertirse en el segundo equipo en la historia de la NFL en perder 16 juegos en una temporada.

Los Detroit Lions fueron los primeros en registrar esta marca en 2008. Y en el aspecto de puntos permitidos (los Lions fueron superados por 249 puntos durante su temporada sin victorias), por lo que es considerado el peor equipo en la historia de la liga.

Esto nos hizo preguntarnos, ¿cuáles son los peores equipos de los deportes más seguidos en Estados Unidos?

A continuación te presentamos un breve resumen de cada uno:

MLB: 2003 Detroit Tigers

Entrenador: Alan Trammell

Récord: 43-119

Resumen: Es cierto, los New York Mets de 1962 tuvieron una marca de 40-120, pero eran un equipo de expansión. Los Detroit Tigers eran una franquicia establecida que llevaban 10 temporadas en construcción. De alguna manera perdieron 13 juegos más que en la campaña 2002, cuando perdieron 106 juegos. En el primer año de Tramell, las derrotas comenzaron de inmediato con nueve juegos consecutivos y una marca de 1-17 tras sus primeros 18 encuentros. Demostraron que su bajo nivel al principio no fue una casualidad, cuando tuvieron una marca de 1-15 en agosto que incluyó una racha de 11 derrotas seguidas y luego tuvieron un registro de 1-16 en septiembre.

El as de su rotación era el pitcher Mike Maroth, quien tuvo una marca de 9-21 con una efectividad de 5.73; es el último lanzador en perder 20 juegos y el único desde 1980. El novato Jeremy Bonderman cosechó un récord de 6-19 con 5.56 de efectividad, mientras que Nate Cornejo tuvo marca de 6-17 con efectividad de 4.67 y 46 ponches en 194 entradas y 2/3 de labor. Cabe destacar que realizó nueve aperturas en las que no ponchó a ningún bateador. Chris Mears y Franklyn German registraron cinco salvamentos.

Otra forma de mostrar lo malo que fue este equipo es: su marca de 19-18 derrotados por una carrera, pero también registraron un récord de 7-40 decididos por cinco o más carreras. Así es como te superan por 337 carreras. Los Tigers permitieron más de 10 carreras 21 veces.

Los Tigers comenzaron la semana final con un récord de 38-117, teniendo muy presente las 120 derrotas de los Mets en 1962 . La atención de los medios nacionales se enfocaba en ellos. Perdieron 12-6 ante los Kansas City Royals el lunes, luego ganaron los siguientes dos y vencieron a los Twins por 5-4 el jueves con un cuadrangular de Shane Halter en el undécimo inning. Después de perder el viernes, estaban obligados a ganar sus últimos dos juegos para evitar empatar el récord de los Mets. Luego vino el “Saturday Night Miracle”. Iban perdiendo contra los Minnesota Twins por 8-0 pero se recuperaron para ganar 9-8. La racha ganadora, la verdadera, inició cuando Warren Morris se ponchó en un lanzamiento descontrolado y Alex Sánchez anotó, consiguiendo la remontada más grande de los Tigers desde 1965. Sin embargo, todavía necesitaban ganar el domingo. Craig Monroe conectó cuadrangular en la sexta entrada y los Tigers ganaron 9-4. ¿El pitcher ganador? Maroth.

Qué ocurrió después: El gerente general Dave Dombrowski, quien había asumido el control en abril de 2002, se dedicó a la reconstrucción de la plantilla. Firmó a Iván Rodríguez y Rondell White y cambió a Carlos Guillen antes de la temporada 2004. Con la segunda selección en el draft, los Tigers reclutaron a Justin Verlander (quien llegó a los Tigers porque los Padres seleccionaron a Matt Bush). Mejoraron y alcanzaron una marca de 72-90. En 2005, firmaron a Magglio Ordoñez como agente libre y adquirieron a Plácido Polanco. El equipo terminó 71-91, y Dombrowski sintió que era hora de hacer un mayor esfuerzo. Despidió a Trammell y contrató a Jim Leyland para 2006.

Realizaron otras incorporaciones al contratar al abridor Kenny Rogers y el cerrador Todd Jones. A través de su granja, que había sido olvidada por más de una década, provocó que Verlander, Curtis Granderson y Joel Zumaya jugaran sus primeras temporadas completas. Dejaron atrás su marca negativa y protagonizaron uno de los regresos más sorprendentes en la historia de MLB con un récord de 95-67. En solo tres temporadas, habían mejorado un total de 52 victorias. Llegaron a la Serie Mundial, perdiendo en cinco juegos ante los St. Louis Cardinals.

Cita: “No somos el peor equipo en el béisbol, sin importar los números. Tendremos un mejor porcentaje de victorias que los Mets, y un mejor récord. Debes comparar manzanas con manzanas, no manzanas con naranjas. ¿De acuerdo? Tuvieron 160 juegos y nosotros 162 “, señaló el primera base de los Tigers Carlos Peña después del triunfo dramático ante Twins.— David Schoenfield

NBA: 2011-12 Charlotte Bobcats

Entrenador: Paul Silas

Récord: 7-59

Resumen: Cuando iba a comenzar la nueva campaña de la NBA en 2011, tanto los expertos como los fanáticos se preguntaron qué equipo sufriría más y no pasó mucho tiempo para descubrirlo. Los Bobcats, que venían de una temporada mediocre pero no terrible con 34 victorias en la campaña 2010-11, ganaron su primer partido (por un punto), pero luego perdieron 26 de sus siguientes 28 choques, ‘presumiendo’ una marca de 3-26 a mediados de febrero.

Increíblemente, el equipo ganó cuatro en los próximos 30 días, no es nada del otro mundo, pero sigue siendo una gran mejoría después de las primeras seis semanas de la temporada, lo que colocó a Charlotte con una marca de 7-36 con 23 partidos por jugar. Una victoria en esos 23 juegos finales hubiera dado a los Bobcats un porcentaje de victorias de temporada de .121, un poco mejor que los Philadelphia 76ers con marca de 9-73 en la 1972-73. Pero ni siquiera pudieron conseguir esta marca. Los Bobcats terminaron la temporada con una racha negativa de 23 derrotas, cayendo por 20 puntos en el final de la temporada contra los New York Knicks para consolidar su vergonzoso lugar en la historia.

Aunque este equipo no carecía de talento, en su mayoría tenía jugadores muy jóvenes (el novato Kemba Walker, el guardia de tercer año Gerald Henderson) o muy veteranos (Corey Maggette en su penúltima temporada de la NBA). El más emblemático de los Bobcats en sus siete victorias fue probablemente Boris Diaw, un ex recluta de primera ronda que estaba tan fuera de forma que fue enviado a la banca, y finalmente se hizo a un lado a mitad de la temporada. Luego fue recogido de inmediato por los San Antonio Spurs, donde se transformó en un jugador clave.

La desgracia de Charlotte se extendió a la temporada baja, cuando fue superado por New Orleans por los servicios de Anthony Davis.

Qué ocurrió después: Después de seleccionar a Michael Kidd-Gilchrist y reemplazar a Silas con Mike Dunlap, los Bobcats en realidad tuvieron un buen comienzo en 2012-13. Ganaron su primer partido de la temporada de nuevo, rompiendo esa racha de 23 derrotas consecutivas, y solo tardaron 12 juegos para igualar su triste total de victorias de la temporada anterior. Sin embargo, las cosas volvieron rápidamente a la tierra y el equipo terminó 21-61 en la primera y única temporada de Dunlap. Sin embargo, la próxima campaña, la última en la que el equipo fue conocido como los Bobcats, fueron más exitosos.

Steve Clifford fue contratado como reemplazo de Dunlap y de inmediato cambió la identidad defensiva del equipo, saltando al quinto lugar en la NBA en calificación defensiva en 2013-14, en comparación con las últimas temporadas. La adquisición de agentes libres como Al Jefferson le dio a los Bobcats una sólida amenaza en ambos extremos de la duela, promediando 21.8 puntos y 10.8 rebotes por juego, y Walker, ahora en su tercera temporada, aportó 17.7 puntos y 6.1 asistencias por juego. Los Bobcats terminaron con un sorprendente e inesperado 43-39, pero fueron barridos por el campeón defensor Heat en la primera ronda de los playoffs en una serie que Jefferson fue limitado debido a una lesión en el pie.

Volvieron al nombre Hornets y a los malos momentos pero regresaron a los playoffs un año después y obtuvieron su primera victoria desde 2002, pero cayeron nuevamente ante el Heat en siete juegos.

Cita: El propietario del equipo Michael Jordan, que jugó con los Chicago Bullslogrando establecer un récord de victorias en la NBA en sola una temporada, resumió la campaña 2011-12 de los Bobcats en noviembre de 2012 al decir que la franquicia había “tocado fondo”. Y agregó: “No estoy muy contento con el desempeño del año pasado. Es muy, muy frustrante “.— Adam Reisinger

NFL: 2008 Detroit Lions

Entrenador: Rod Marinelli

Récord: 0-16

Resumen: Los Lions, al menos por unos días más, son el único equipo con marca de 0-16 en la historia de la NFL. Esto vino después de una pretemporada con marca de 4-0. Sin embargo, las señales de un año potencialmente difícil comenzaron en 2007 cuando perdieron siete de sus últimos ocho juegos. El mayor problema fue que no pudo detener a nadie. Los Lions fueron últimos en la liga en defensiva contra la carrera. Permitieron 32.31 puntos por juego. Ofensivamente, no estaban mejor, ocupando el lugar 30 en ofensiva por pase (268.3 yardas por juego) y ofensiva terrestre (83.3 yardas por juego). Solo anotaron 16.75 puntos por juego, ubicándose en el lugar 27 en la liga ese año. Perdieron 10 de sus 16 juegos por dígitos dobles. Por otro lado, incluyendo a Jon Kitna, quien fue colocado en la reserva de lesionados después de los primeros cuatro partidos de la temporada, los Lions jugaron con cinco mariscales de campo y con tres titulares diferentes. Ninguno de ellos tuvo un porcentaje por encima del 56.7 por ciento. Sólo tuvieron cuatro intercepciones en toda la temporada y permitieron que los mariscales de campo completaran el 68.4 por ciento de los pases. Esencialmente, Detroit tenía que jugar casi perfecto para ganar un juego y nunca sucedió, aunque hubo momentos en que se quedaron cerca de lograrlo. Por ejemplo, contra Minnesota en la Semana 5 (una derrota 12-10 que se destacó por la jugada del mariscal de campo Dan Orlovsky quedando fuera de la zona de anotación y un gol de campo de Ryan Longwell con nueve segundos por jugarse) y contra Chicago en la Semana 9, cuando los Lions desperdiciaron una ventaja de 10 puntos al medio tiempo y perdieron 27-23.

Qué ocurrió después: Los cambios comenzaron durante la temporada 2008, cuando el presidente/gerente general del equipo Matt Millen fue despedido. También despidieron al entrenador Rod Marinelli. Detroit los reemplazó con el presidente del equipo Tom Lewand, el gerente general Martin Mayhew y el entrenador Jim Schwartz. Luego tomaron al mariscal de campo de Georgia Matthew Stafford con la primera selección en el draft del 2009. Las temporadas de 2009 y 2010 fueron difíciles, pero los Lions llegaron a los playoffs con un récord de 10-6 en 2011 después de que Stafford lanzara para 5.038 yardas, 41 touchdowns y 16 intercepciones. El éxito del grupo, sin embargo, fue fugaz. Schwartz fue despedido después de dos temporadas y reemplazado por Jim Caldwell. Lewand y Mayhew fueron despedidos a mediados de la temporada 2015, y Detroit contrató al presidente del equipo Rod Wood y al gerente general Bob Quinn para reemplazarlos. Como franquicia, los Lions han mejorado desde 2009 y llegaron a los playoffs en 2011, 2014 y 2016, pero todavía siguen cosechando malas temporadas. Detroit tiene una victoria en los playoffs en la era del Super Bowl y no ha ganado un título divisional desde 1993.

Cita: “Estábamos luchando para detener a los equipos, y no íbamos a ser lo suficientemente buenos en la ofensiva para superarlos. Entonces, es solo una combinación de cosas. Algunos de los juegos estuvieron al alcance. A Cleveland le pasó el año pasado. A veces sigues jugando y lo haces lo mejor que puedes y simplemente no eres lo suficientemente bueno”, señaló el ex coordinador ofensivo de los Lions, Jim Colletto.— Michael Rothstein

NHL: 1974–75 Washington Capitals

Entrenador: Jim Anderson (4-45-5), Red Sullivan (2-16-0), Milt Schmidt (2-6-0)

Récord: 8-67-5 (21 puntos)

Resumen: Por mucho que Las Vegas Golden Knights lograron tener éxito como equipo de expansión de la NHL en 2017, los Washington Capitals estaban destinados a fallar en 1974. Las reglas eran duras: los 16 equipos de la NHL podrían proteger a 15 jugadores y luego retirar a uno cada vez que perdieran a un jugador. Pero el mayor impedimento para los Capitals fue un grupo limitado en talento. Incluyendo a Washington, la NHL había agregado 10 equipos en un período de seis años, mientras que la Asociación Mundial de Hockey con 14 equipos también estaba tratando de contratar jugadores.

Los Capitals eran un equipo malo en el papel y el peor equipo de todos los tiempos en el hielo. Con 1,506 temporadas de equipos en la NHL en los últimos 100 años; los Capitals consiguieron el 0.131 por ciento de sus puntos disponibles, lo que los ubica en el lugar 1,506. Sus 5.58 goles en contra por juego los convierten en el peor equipo defensivo en la historia de la NHL. También vestían horribles pantalones blancos que se ensuciaban fácilmente.

Pero tenían sentido del humor al respecto, al menos una noche. Después de ganar en Oakland para poner fin a una racha de 37 derrotas, el alero Tommy Williams sacó un bote de basura del camerino, algunos compañeros de equipo lo firmaron, y algunas jugadores lo llevaron a la pista para celebrarlo, llamándolo “The Stanley Can.” (El “Bote Stanley”).

Qué ocurrió después: Los Capitals sellaron la peor temporada en la historia de la NHL con marca de 11-59-10 en 1975-76, con un miserable porcentaje de .200 puntos y 25 juegos seguidos sin un triunfo. Lo único destacable en los siguientes años fue el defensa Yvon Labre, cuyo número fue retirado después de 334 juegos con el equipo.

Washington finalmente llegó a los playoffs en su noveno año después de que el entrenador de ligas menores Bryan Murray fuera contratado en lugar de darle a Don Cherry el control total del equipo. Los Capitals llegaron a los playoffs durante siete temporadas consecutivas bajo las órdenes de Murray y 14 en total desde 1982 hasta 1996.

La franquicia se puede dividir en cuatro épocas: sus comienzos patéticos, la consistencia de los playoffs, el canje de Jaromir Jagr, el posterior trabajo a principios de la década de 2000 y la era protagonizada por Alex Ovechkin. Pero los Capitals han llegado a la final de la Stanley Cup solo una vez como franquicia, perdiendo en 1998 ante los Detroit Red Wings, por lo que el conteo de títulos incluye una Stanley Can y cero Stanley Cups.

Cita: Fue un equipo de hockey bastante aterrador, no muchas de las cosas que se recuerdan son buenas. Uno ve muchas cosas que sucedieron. Podrías hacer una película bastante buena con eso”, dijo el portero Ron Low a NHL.com. — Greg Wyshynski

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: