Rockies y Cascabeles se miden en Phoenix #MLB @sportsbetparlay

Colorado y Arizona definen hoy el último boleto del Comodín en la Liga Nacional

Por los rocosos Jon Gray se encargará de ser el abridor, mientras que por los D-backs, el experimentado Zack Greinke tendrá la responsabilidad

Todo se decide hoy, bien para los Rockies de Colorado o los Cascabeles de Arizona. Luego de 162 partidos de ronda regular todo se circunscribe a una sola confrontación, la cual se realizará esta noche en el Chase Field, en pleno corazón de la ciudad de Phoenix.

Uno de los dos quedará fuera, mientras que el otro se mantendrá con vida para enfrentarse a los Dodgers de Los Ángeles, el equipo con mejor récord de las Grandes Ligas. Nada fácil, sin duda.

Esta especie de muerte súbita no es lo que querían ni rocosos ni D’backs, pero a fin de cuentas les resultó mucho mejor que esperar hasta la próxima campaña, circunstancia que ya están analizando en este momento los diez equipos de la Liga Nacional que quedaron eliminados de la contienda.

Fueron 18 juegos de serie particular, en los cuales Arizona se impuso en 11, con un total de 98 carreras a favor por apenas 64 en contra.
Pero en resumidas cuentas, estos numeritos no contarán para nada cuando esta noche se de la voz de ¡playball! en el Chase Field.

Los derechos Jon Gray (10-4) y Zack Greinke (17-7) tendrán esta noche buena parte de la responsabilidad al abrir por Rockies y Cascabeles, respectivamente, este encuentro por el comodín de la Liga Nacional.

Car-Go repotenciado

Si en alguien confían la directiva, compañeros y afición de los Rockies de Colorado es en el jardinero venezolano Carlos González, el único sobreviviente del equipo que alcanzó la postemporada allá por 2009.

Luego de pasarla realmente mal en la primera parte de la temporada, el zuliano se recompuso desde agosto, bateando para .325 con ocho jonrones. Ahora su bate está más que despierto y lo hace soñar.

“Es sencillamente especial”, dijo González. “He pasado por muchas dificultades, temporadas de muchas derrotas, temporadas de cambios. He visto a jugadores excelentes yéndose a otros equipos. Pero siempre tuve la fe de que iba a seguir con este equipo y celebrar con mis compañeros y fanáticos. Siempre me han dado cariño. Eso es lo que más valoro”.

González logró subir su promedio a .262 esta temporada gracias a un fuerte cierre, modificando sus rutinas de descanso y sueño, aparte de su forma de hacer swing. Aparte, González modificó como sujetaba el bate.

“No es que reinventamos algo o traté de cambiar mi swing”, dijo González, quien cumplirá 32 años el 17 de este mes de octubre. “Trataba de estar calmado, bajar mis manos, no pasarme de más con el swing. Solo tratar de hacer un buen contacto con la bola, concentrado en la zona”.

Los Rockies están fascinados con que González esté de vuelta en la postemporada. Han pasado ocho años desde que destapó un corcho al festejar en el camerino. En medio de ello, ha tenido momentos de brillo como tres Guantes de Oro, el título de bateo de la Liga Nacional en 2010, tres convocatorias al Juego de Estrellas y su tope personal de 40 jonrones en 2015.

Pero también momentos malos: las lesiones que le limitaron a 70 partidos en 2014, formar parte de un equipo con récord por debajo de .500 y el bache al inicio de este año.

En el pasado invierno, se conjeturó en que podría ser canjeado, dado que su contrato expira la final de esta campaña. Pero siempre ha sido el alma del club. Y el gerente de los Rockies Jeff Bridich no quería alterar el ambiente dentro del camerino. “Tantos rumores, ‘que lo íbamos a cambiar aquí o allá, que íbamos a hacer esto y lo otro’. Nada de eso era cierto”, indicó Bridich.

Y ahora que Carlos González y los Rockies de Colorado se han despertado, su advertencia es que nadie les subestime esta postemporada.

El Universal.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: